Para conocer en Maracaibo: Mercado de los Corotos

Hace dos semanas fui con Kari, entiéndase la pelirroja, al popular Mercado de los Corotos de Maracaibo. Si nunca han ido les cuento que es ese espacio en la Cotorrera (Avenida 2 El Milagro) que se llena de gente con cosas curiosas para vender todos los domingos a partir de las 7 de la mañana. 

Con cosas curiosas me refiero a todo lo que puedan imaginar: ropa, libros, juguetes, discos, juegos de video, teléfonos, bisutería, carteras, zapatos y bueno, corotos. La mayoría son cosas usadas pero también se puede conseguir alguno que otro artículo nuevo, a muy buen precio, e incluso antigüedades y piezas de colección.

Kari y yo fuimos tarde, a eso de las 10:00am, con la excusa de tener a donde ir un domingo en la mañana más que para comprar, pero aun así salimos con un broche cada una. Lo bueno de ir a esa hora es que los vendedores ya están algo cansados y prácticamente te regalan los corotos, lo malo es que ya no queda mucho que regalar.

Si les interesa la moda pueden ver algunas piezas interesantes sacadas del Mercado de los Corotos en el blog de Miss Monroe, y un tiempo atrás también en Living in my own Idaho closet. Ambas explican muy bien cómo se puede tener estilo sin gastar una fortuna en ropa y accesorios, filosofía con la que estoy totalmente de acuerdo.

Ahora, la verdadera experta en compras extravagantes es mi amiga Carolina, quien ya fue parte de otro artículo, muy simpático, en País Portátil. Estuve conversando con ella un rato, preguntándole sobre las cosas más raras que había encontrado, y terminó dándome una clase magistral con todo lo que hay que saber sobre el Mercado de los Corotos.   

Cómo comprar

Según ella, lo mejor es ir apenas abren, a eso de las 7:00am. Hay que armarse de paciencia y revisar con calma cada uno de los puestos ya que muchas veces las mejores piezas no están a simple vista. Mi recomendación es que se pongan lo más fresco que tengan y si pueden, lleven una botellita de agua. Puede ser uno de esos lugares en donde se siente ese calor que te hace desear no haber nacido en Maracaibo.

Carolina me hizo dos recomendaciones importantes: primero, que no mostrara ningún tipo de emoción al ver algo que me gustara –aunque ese algo sea un globo aerostático en miniatura- porque todo apego emocional puede ser usado en nuestra contra por los vendedores. Lo segundo es que siempre hay que regatear y ponerse creativos con los posibles defectos del artículo.  

Ella tiene toda la vida desfilando por allá, y ha comprado todo lo que se pueda comprar, desde accesorios sencillos hasta cámaras de colección, juguetes como el teléfono de Lego y cosas increíbles como ésta Macintosh Color Classic, que tiene un valor de 750 dólares en eBay, por un costo de Bs. 50 ($ 11,7).

Cómo vender

Cualquiera que tenga algo para vender puede ir a hacerlo. Lo mejor es que sean artículos que estén dispuestos a regalar, porque la mayoría de la gente no va a pagar demasiado por ellos. Si son cosas de valor, mi recomendación es que prueben primero entre sus conocidos o en Mercado Libre y dejen el Mercado de los Corotos como última opción.

Según Carolina, hay dos formas de conseguir un puesto. Pueden ir los martes hasta allá para apartar el espacio o irse el domingo a las 4:00am para hacer la fila y escoger el espacio ahí mismo. Ella dice que prefiere hacer la cola y escuchar los chistes de la gente porque a veces es difícil encontrar el espacio con anticipación, pero otra amiga me dijo que ella iba los martes, pagaba alrededor de Bs. 60 y le daban un ticket que tenía que presentar el domingo siguiente, sin problemas.

Me cuentan que a las 5:00am llegan los revendedores con linternas, a comprar las cosas que venderán ese mismo día. También que entre la oscuridad, el sueño y el desorden, hay estar pendiente de los corotos porque entre los vendedores hay algunos que se las quieren dar de graciosos y aprovechan cualquier despiste para quitarte alguna cosa.

Lo mejor es llevar una buena cantidad de ropa usada de la que se quiere deshacer tu familia, cosas viejas en buen estado –aunque en mal estado también valen- libros, revistas y discos de cualquier tipo, en fin, lo que se les ocurra probablemente se venderá.

En general, y a pesar de que las apariencias indiquen lo contrario, es seguro ir a comprar y adentro pueden estar tranquilos. Ahora, lo de los carros es otro tema. Kari y yo fuimos ese día en su carro y no tuvimos problemas, pero luego me dijeron que lo mejor es buscar otra forma de llegar ya que no hay mucha seguridad en el estacionamiento. Sin ser alarmista, lo mejor es prevenir.

No puedo prometer que todo el que vaya saldrá con una Macintosh Color Classic, pero si puedo hablarles de pasar un buen rato riendo de las ocurrencias de los maracuchos, precios solidarios y tal vez hasta encuentren eso que estaban buscando y que pensaron que no iban a encontrar jamás.

Si ya están cansados de ir cuéntenme sobre sus mejores compras, experiencias y consejos para encontrar los mejores precios. Si no han ido nunca, ¡Anímense! Será algo nuevo y diferente para sus domingos por la mañana.